the-interview-james-franco-seth-rogen-sony-618x400

0711-kim-jong-un-the-interview-3

por Ricardo Núñez Román

 La película La Entrevista o The Interview,  iba a ser estrenada en navidad; sin embargo todo indica que no podrá ver la luz, al menos en los Estados Unidos; para quienes no la podrán ver, no se preocupen, no se pierden de mucho. La historia se basa en un par de amigos realizadores de un programa de prensa rosa y escándalos de famosos. De pronto con el inesperado deseo de trascender y alejarse de las trivialidades televisivas, deciden dar un impacto mediático entrevistando al líder de Corea del Norte Kim Jong-Un; cuando la CIA se entera, les proponen un plan para asesinarlo. Hasta aquí parecería una trama seria que pudiese abordar conflictos globales y denunciar a un indefendible régimen totalitario como lo es el de Corea del Norte, pero no, la película es una comedia superflua, que basa su humor en ridiculizar a sus personajes e incluso tiene alguna dosis de racismo, sexismo y misoginia. Dentro de lo poco valioso, presenta la autocrítica hacia la televisión de escándalos, y la denuncia sobre el engaño que el gobierno de Corea del Norte trata de vender a los turistas que llegan a su país mediante tours dirigidos a lugares prefabricados y falsos como símbolo de prosperidad.

Ahora bien, ¿Por qué una película tan frívola pudo causar un huracán en política internacional, al grado de que Sony decidiera suspender su proyección? Esa historia sí que es interesante. Todo comenzó cuando el 24 de Noviembre el sitio de internet de Sony Pictures fue intervenido por piratas informáticos, extrayendo varios gigabytes de información confidencial, incluyendo números de seguridad social de artistas y empleados, correos electrónicos y posteriormente películas que aún no han salido al mercado y que fueron puestas gratis al público en sitios piratas. El grupo responsable autodenominado Guardianes de la Paz o GOP, exigía que Sony se abstuviera de  exhibir películas que pudiera provocar una guerra internacional. Obviamente se refieren a la película The Interview, ya que esta fue la única en no ser colocada en los servidores piratas. Los medios se volcaron a señalar a Corea del Norte como el responsable de los ciber ataques, pero tengo mis dudas. Hasta donde se sabe del país más hermético del mundo, Corea del Norte no posee suficiente tecnología como para atacar a un gigante del software como lo es Sony, yo me inclinaría más a pensar que proviene de China; es lógico pensar que la sátira y ridiculización extrema que se aborda en la cinta The Interview, fuera a irritar al líder Kim Jong-Un; de hecho antes de filmarse, algunos consejeros de Sony sugirieron cambiar a Corea del Norte por un país ficticio, pero sus recomendaciones no fueron tomadas en cuenta. Una vez filmada y al hacerse público el trailer de la cinta, el propio Kim Jong-Un se quejó ante Naciones Unidas contra el filme, incluso hubo organizaciones norte americanas que trabajan para lograr la paz en Corea que insistieron a ejecutivos de Sony en modificar la trama, pero no hubo resultados.  Tengo más bases para decir que un ataque cibernético de esas dimensiones difícilmente puede ser conducido desde Corea del Norte: China tiene razones fuertes para apoyar a su vecino, de hecho es su único aliado y lo utiliza como medio de contención contra los intereses de Estados Unidos en la región. Para China, los movimientos bélicos contra su aliado, alimenta una especie de guerra fría con Japón, sede de la matriz global de Sony, la compañía en cuestión.  China tiene entre otros conflictos un reclamo territorial de varias islas contra el Japón, que al adjudicárselas, le permitirían ampliar su territorio marítimo y hacerse de reservas petroleras y dominio militar, es tan tenso este tema, que China construye islas artificiales como medida ofensiva, por lo tanto China tiene interés en aprovechar el error mediático de Sony Pictures, la filial de Japón en Estados Unidos. El ataque ha sido tan letal, que ha revelado correos confidenciales de altos ejecutivos de Sony Pictures donde escriben comentarios racistas denostando al Presidente Barack Obama, para lo cual tuvieron que disculparse públicamente; incluso los piratas han llegado a amenazar a empleados y exhibidores con ataques terroristas si se atreven a promover o exhibir la cinta. Todo esto ha escalado a tal grado que Sony Pictures acaba de cancelar el lanzamiento de la película, lo cual marca un evento sin precedentes en la industria de Hollywood.

No está claro si eso significa que la película será definitivamente enlatada, ya que se especula podrían aún intentar exhibirla en algunos territorios fuera de Estados Unidos, en medios como la televisión, DVD, o incluso Internet; lo único que me queda claro es que Sony superó la banalidad y estupidez de su película con su propia realidad, parece increíble pensar que un grupo de ciber piratas pongan de rodillas a un estudio de esas dimensiones. Sin duda alguna, esto debería ser una lección para todos en Hollywood al indicarnos que es importante abordar los argumentos cinematográficos con madurez y cuidado. El mundo ha cambiado, y exige contenidos audiovisuales sólidos, bien pensados y con contexto global. Tomando en cuenta el alance mediático mundial de las producciones de Sony, analizar dichos contenidos antes de filmarse debe ser ineludible para detectar sensibilidades geopolíticas. Defiendo la libertad de expresión, pero hay que pensar siempre en temas que contribuyan a la justicia, la paz y el bienestar mundial, y abordarlos con la altura que ameritan. Si los productores de Sony hubieran tenido el interés en denunciar de manera seria los conflictos que se viven en Corea del Norte, mediante un drama o docu ficción, otro hubiera sido el resultado. Por lo pronto la película The Interview, ha revelado en Hollywood un patético síntoma de ingenuidad.

Ricardo Núñez Román es director de operaciones del Estudio Independiente World Post y crítico emergente de Hola Hollywood

 www.worldpoststudios.com

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=frsvWVEHowg[/youtube]